Limpieza de piezas industriales: lo que debe saber

¿Qué factores definen una limpieza exitosa de piezas industriales? ¿Qué hacen exactamente los productos químicos de limpieza? ¿Cuáles son los efectos de los equipos de limpieza modernos y cómo me pueden ayudar a aumentar la eficiencia los sistemas de transporte, almacenamiento y manipulación seguros de disolventes o las ofertas como el leasing químico?

Vea las respuestas a estas preguntas aquí.

Limpieza de piezas industriales: una definición, muchos requisitos

La limpieza de piezas industriales se define como la eliminación de contaminantes indeseados de las piezas, como el aceite, el polvo o la suciedad. Suena fácil, pero para conseguir resultados de limpieza convincentes se deben cumplir muchos requisitos. Entre estos requisitos se incluyen:

 


» Manipulación segura
para gestionar los riesgos de manera adecuada.

» Compatibilidad medioambiental
para producir de manera sostenible.

» Altos requisitos de limpieza
para evitar problemas de calidad (también en los pasos de producción subsiguientes).

» Alto rendimiento
para cumplir los objetivos de producción.

» Cumplimiento normativo
para estar en línea con las normativas relevantes.

Los 4 factores de una limpieza exitosa de piezas industriales

Los siguiente factores son esenciales para cumplir todos estos requisitos y obtener los resultados de limpieza de metales que desea.

Tiempo

Las limitaciones de tiempo son un desafío bien conocido para la producción. Debido a que la limpieza de metales puede ser necesaria varias veces en un proceso de producción, la capacidad de limpieza tiene que estar a la altura de proceso, para evitar que se vuelva el cuello de botella de su producción. Nuestros expertos estarán encantados de ayudarle a determinar qué métodos son los idóneos para usted.

Póngase en contacto con nosotros.

Temperatura

Como regla general, a mayor temperatura, mejor limpieza. Sin embargo, el tipo de metal que se vaya a limpiar y las propiedades físicas y químicas del medio de limpieza limitan la temperatura máxima posible.

Mecánica

Los equipos de limpieza modernos pueden ejecutar una gran variedad de acciones mecánicas, como rociado, rotación de la cesta, ultrasonidos o una combinación de estas. Estas acciones mecánicas se ajustan a los requisitos de limpieza para optimizar el proceso.

Química

El tipo de metal a limpiar y las propiedades físicas y químicas de los contaminantes a eliminar son solo algunos de los numerosos parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir los productos químicos adecuados. El producto químico de limpieza que elija puede tener un efecto importante en el tiempo, la eficiencia y la viabilidad financiera de la producción.

› Leer más sobre cómo elegir el agente limpiador adecuado aquí.

¿Qué hacen exactamente los agentes limpiadores?

¿Alguna vez se ha preguntado cómo limpian exactamente los agentes limpiadores? ¿O por qué la mejor solución depende realmente de su proceso individual? Aquí podrá leer algunas de las razones.

Polaridad y solubilidad:
Limpiar igual con igual

La solubilidad es uno de los efectos químicos básicos responsables de la limpieza. Si el contaminante y el medio de limpieza tienen una afinidad suficiente, la suciedad se disolverá en el medio de limpieza y, por lo tanto, será eliminada de la pieza.

Por norma general, se puede evaluar a grandes rasgos la afinidad a través de la polaridad. La regla simple es «limpiar igual con igual». El medio de limpieza disolverá la suciedad con una polaridad similar. La polaridad es una propiedad química compleja directamente ligada a la fórmula química de un material.

Densidad y viscosidad:
La capacidad de un producto químico de meterse por debajo de un contaminante y eliminarlo

La densidad y la viscosidad son propiedades físico-químicas. Ambas describen la habilidad de un medio de limpieza de penetrar por debajo de la contaminación (viscosidad) y retirarla físicamente de su sustrato (densidad). Este efecto químico desempeña un papel importante cuando se aplica un tratamiento mecánico: los productos químicos más densos, por ejemplo, conducen mejor los ultrasonidos.

 

 

Formación de emulsiones:
Añadir tensoactivos para contrarrestar la diferencia de polaridad

Si la afinidad del disolvente y la suciedad no es suficiente, se necesita un agente tensoactivo. Normalmente, los tensoactivos tienen dos lados en su fórmula química: un lado tiene afinidad con el disolvente, y el otro, con la suciedad. Esto le permite eliminar la suciedad que no tiene afinidad con el medio de limpieza. Sin embargo, el agente tensoactivo se consume durante la operación y hay que añadir más en la misma proporción que la cantidad de suciedad eliminada. Por lo tanto, hay que monitorizar constantemente la composición del medio de limpieza.

Limpieza ecológica y conforme con la normativa con equipos de limpieza modernos

La limpieza con disolventes es percibida por mucha gente, de manera simplista, como «mala». Sin embargo, su eficiencia (tiempo, eficiencia de los recursos, etc.) es a menudo superior a las alternativas promocionadas como «más sostenibles», y si se emplean equipos de limpieza modernos, pueden evitarse los posibles efectos negativos.

Con los sistemas cerrados se eliminan prácticamente las emisiones. Además, como ventaja añadida, este sistema puede usarse en muchas aplicaciones de limpieza, desde la eliminación de aceites y grasas hasta la contaminación ligera

La tecnología de limpieza cerrada con recuperación interna del disolvente reduce la cantidad de residuos que deben reciclarse, reduce sus costes totales de limpieza y le ayuda a cumplir con la normativa. Y lo mejor de todo es que puede conseguir todo esto sin hacer concesiones en la calidad.

Cómo funcionan los equipos de limpieza modernos

Los equipos modernos pueden utilizarse para limpiar una gran variedad de piezas, desde piezas pequeñas hasta tubos de varios metros de largo. Pueden ejecutar numerosos programas de limpieza adaptados a cada aplicación específica.

Las máquinas están equipadas con salidas/entradas laterales o superiores, y zonas de carga/descarga protegidas. Otras características técnicas garantizan bajas emisiones y una eficiencia superior: el circuito de reducción, por ejemplo, reduce la concentración del disolvente en la cámara de limpieza antes de abrir la puerta de descarga.

UN PROCESO DE LIMPIEZA TÍPICO

  1. Prelavado
    Inundación de la cámara de limpieza con disolvente del tanque número uno.
  2. Vaciado hacia el tanque número 1
    El disolvente se transfiere desde la cámara de limpieza de vuelta al tanque número uno.
  3. Inmersión/aspersión
    Las piezas se limpian con el disolvente del tanque número 2 (tanque de disolvente de limpieza), que normalmente se rocía en la cámara de limpieza. La capacidad de limpieza se mejora usando ultrasonidos (opcional).
  4. Vaciado hacia la cámara de destilación
    El disolvente se transfiere desde la cámara de limpieza a la unidad de destilación.
  5. Limpieza por vapor
    El vapor de disolvente puro generado por la unidad de destilación se envía a la cámara de limpieza y se condensa en las piezas frías. Cualquier película de aceite residual queda eliminada. Normalmente, este paso permite una limpieza de muy alta precisión.
  6. Secado al vacío
    Aplicando un vacío en la cámara de limpieza se acelera la evaporación del disolvente.
  7. Ventilación
    La cámara de limpieza se ventila hasta que se alcanzan las condiciones atmosféricas normales. Durante este proceso, la concentración del disolvente en la cámara de limpieza está controlada, y la puerta solo se abre si dicha concentración está por debajo de los valores especificados en la Directiva sobre emisiones industriales (IED).

    De forma opcional, el equipo puede utilizarse bajo una campana de vacío, reduciendo así las temperaturas de destilación y permitiendo un control permanente de las emisiones de vapor procedentes de la máquina de limpieza.

Un sistema de limpieza cerrado también asegura su competitividad

Numerosos estudios han demostrado la eficacia y el ahorro que se consiguen con un sistema de limpieza cerrado. Muchos ejemplos demuestran que los equipos de limpieza modernos, combinados con servicios innovadores, como el leasing químico, pueden reducir el consumo de disolvente en hasta un 99,5 %. Esto reduce los costes totales sin hacer concesiones en la calidad, lo cual mantiene la competitividad.

› Leer más sobre COMPLEASE™ Chemical Leasing aquí.